U. de Atacama desarrolló estudio imagenológico a cuerpos momificados del Museo de La Serena | Consorcio de Universidades del Estado de Chile
Ingrese su nombre de usuario Consorcio de Universidades del Estado de Chile.
Ingrese la contraseña asignada a su nombre de usuario.

Inicio de sesión

Los análisis fueron complementados con Microscopía Electrónica de Barrido, mediante muestras de cabello

U. de Atacama desarrolló estudio imagenológico a cuerpos momificados del Museo de La Serena

Palabras clave:
Imagen de noticia
Fuente: U. de Atacama

04.12.2015. La Serena. El viernes 04 de diciembre se inauguró en el Museo Arqueológico de La Serena la exposición que da a conocer los resultados del Proyecto FONDART Regional “Estudio Imagenológico de los Cuerpos Momificados del Museo Arqueológico de La Serena”, proyecto dirigido por la Directora del Instituto de Investigación en Ciencias Sociales y Educación de la Universidad de Atacama, Marcela Urízar Vergara.

Durante la ceremonia, la investigadora dio a conocer los principales hallazgos del estudio, el cual según explicó “corresponde a un análisis con escáner multicorte, el cual es prácticamente una autopsia virtual, con la que estos cuerpos momificados en forma natural por deshidratación debido a las altas temperaturas y condiciones del suelo, fueron explorados, de manera no invasiva ni destructiva, logrando identificar ofrendas al interior de los fardos funerarios, como también sus conocer las condiciones de salud y enfermedad”.

En la ceremonia inauguración de la exposición expuso además el médico radiólogo de la Clínica Elqui, Eduardo Villanueva, quien junto a su equipo y a Marcela Urízar realizaron el análisis por Tomografía Computada Multicorte de 16 canales en la Clínica Elqui utilizando un equipo  Bright Speed General. En la oportunidad, la Decana de la Facultad de Humanidades y Educación, Ximena Sapiains González, destacó el compromiso de la Universidad de Atacama con la investigación y la conservación del patrimonio en el norte del país.

También se presentó el Subcomisario Iván Contreras de la Brigada de Medio Ambiente y Patrimonio Cultural BIDEMA, de la Policía de Investigaciones de Copiapó, entidad encargada de realizar el traslado de los cuerpos momificados - protegidos por la Ley N ° 18.288 de Monumentos Nacionales-, a la Clínica Elqui para someterlos a estudio. El subcomisario Contreras  explicó la labor de la  BIDEMA en materias de recuperación y protección del Patrimonio. Cabe señalar que los cinco fardos que formaron parte de este estudio, fueron donados al  Museo Arqueológico de La Serena en  la  década del  60, procedentes de Playa Miller Arica,  Santa Rosita de Pica y Chiu- Chiu.

 

Principales hallazgos

Marcela Urízar indicó que “entre los hallazgos realizados por la tomografía Computada Multicorte, se cuentan la identificación de  fracturas en uno de los casos estudiados y que dada la  complejidad del trauma anterior de la pelvis, le  provocó también la dislocación sacro iliaca y que fue la causante de la muerte de la mujer joven que se vio afectada por esta lesión. Otro de los individuos adultos, se  descubrió que al interior del cuerpo tenía alojada una  punta de proyectil cerca de la  vértebra toráxica número 10 que también fracturó el tercio medio de la novena costilla izquierda,  lo que evidencia que esta persona fue víctima de violencia,  posiblemente  fue  una especie de guerrero  ya que en su ajuar funerario también lo acompaña un carcaj que servía para  llevar  las  flechas. También se descubrió que uno de los  fardos funerarios,   era una ofrenda compuesta por una  cuerda y una especie de  bolsa con lo que parecieran ser semillas, no  había  un cuerpo en su interior, sólo  objetos.

 

La investigadora explicó que estos  análisis fueron complementados con Microscopía Electrónica de  Barrido, analizando muestras de cabello donde se infiere que la presencia de compuestos minerales en la superficie del cabello se debe a una alteración taxonómica post mortem, originada por el contacto entre los cuerpos y el suelo al momento de la sepultación. 

 

Además, informó “la capa de adherencias superficiales puede haber actuado como barrera, evitando con ello que los agentes ambientales causaran un deterioro excesivo de la superficie del cabello. Estos análisis fueron realizados en el Laboratorio de Materiales del Departamento de Metalurgia de la Universidad de Atacama”.

 

Fuente: Comunicaciones U. de Atacama 

Fuente: U. de Atacama